El Parque de El Retiro en Madrid


El Campo Grande de El Retiro, un lugar mágico para combatir el calor

Bienvenidos al Blog de Antonello Dellanotte

Bienvenid@s, queridas lectoras y queridos lectores a otro artículo de la sección dedicada al Parque de El Retiro dentro de mi blog. Ante la imposibilidad –debido al calor brutal– de terminar mi reportaje para el anunciado artículo sobre Velázquez Bosco, voy a revisar y volver a publicar esta pieza que escribí en verano de 2016 en el blog de RetiroExperience y que tiene plena vigencia, además de ser –dadas las circunstancias meteorológicas– ciertamente oportuno.Dice el refranero: de Virgen a Virgen los sesos se derriten. Y se dice porque el tiempo transcurrido entre el 16 de julio -Nuestra Señora del Carmen- y el 15 de agosto -la Asunción- coincide (estadísticamente) con la treintena más caliente del año. Las llamadas olas de calor se suelen suceder -e incluso encadenar- en este periodo, en el que la ciudad de Madrid, como muchas otras, se convierte en un verdadero horno. Para los que no tienen más remedio que salir a la calle en las horas de máximo calor y no pueden moverse en vehículos con aire acondicionado la experiencia puede ser devastadora. La deshidratación sobreviene con rapidez y la amenaza de un golpe de calor o cualquier otro problema de salud derivado de las altas temperaturas es una realidad. Así que conviene no tomarse a broma el tema del calor. Para los que hemos sufrido algún golpe de calor una sola advertencia debería bastarnos para ser más prudentes, tomar ciertas medidas de precaución y sobre todo adaptarnos mejor a estos días de verdadero infierno.

El monumento al doctor Cortezo, obra de Miguel Blay, muy cerca del Palacio de Cristal. Junio 2015. ©2018 Antonello Dellanotte

Aparte de las precauciones básicas que se han de tomar respecto a la hidratación, a las horas que se debe evitar exponerse al sol, a la protección de la piel y al cuidado especial con niños, mayores y personas con deficiencias cardiorespiratorias, desde mi experiencia, una de las cosas más convenientes –para quien tenga la posibilidad de hacerlo- es salir a la calle muy pronto, antes del alba; cuando, aun haciendo calor, se está muy bien (siempre y cuando se encuentre uno en el lugar apropiado). Además, respirar aire de la calle durante unas horas es un alivio para el sistema respiratorio, tan castigado por los ambientes viciados y poco saludables que suelen producir los aires acondicionados.
Pero a veces el calor es tal que no hay donde esconderse y es cuando esos tres o cuatro grados de menos que hay en algunas partes del Retiro se convierten en una gran baza. Generalmente, nada más entrar en el parque se percibe rápidamente, más en unos accesos que en otros, una sensación de frescor que de por sí es muy de agradecer. Ya dentro del parque, además, existen ciertos enclaves donde la temperatura desciende un par de grados más, que parece poco, pero es mucha diferencia. Aunque hay otros lugares donde existe este extra de fresco, como el Jardín de los Planteles o el estanque de la Chopera, voy a hablaros del Campo Grande, por ser un espacio, que además de ser realmente bello, está lleno de cosas interesantes. Su umbría, la proliferación de praderas que se riegan por aspersión y las diferencias de cota lo convierten en uno de los puntos más frescos que se pueden encontrar en el centro de Madrid.

Localización
Este área, de las más frescas y hermosas de El Retiro, está delimitada al norte por el Paseo de Venezuela; al este, por el Paseo de Fernán Núñez; al oeste por el Paseo de Cuba y al sur por el Paseo de Uruguay.

En los días de máximo calor es recomendable hacer deporte al amanecer. Junio 2018. ©2018 Antonello Dellanotte.
Una rama de pruno sobre la Ría de Patinar en mayo de 2015. ©2018 Antonello Dellanotte
Los cubos de Ibarrola, frente al Palacio de Cristal. 2015. ©2018 Antonello Dellanotte
Un cisne negro frente al Palacio de Cristal. Mayo 2017. ©2018 Antonello Dellanotte

Historia y entorno
El Campo grande fue, hasta el último tercio del siglo XIX, una zona sin ajardinar que se había utilizado hasta entonces para la práctica de la caza menor. En 1877 se acomete su acondicionamiento, decidiéndose que se dispondría en esta zona, además de una importante actuación arquitectónica y paisajística conjunta para los palacios de Velázquez y de Cristal que se llevaría a cabo unos años mas adelante, un jardín de estilo paisajístico o inglés donde, a diferencia de otros jardines, como por ejemplo El Parterre (de estilo francés) la disposición de sus elementos se haría respetando las diferencias de cota y donde el trazado de los caminos respetaría los cambios del paisaje, dibujando líneas no necesariamente rectas y distribuyendo el espacio de forma no geométrica.
El Campo Grande es un lugar ideal donde estar en los primeros compases de las mañanas estivales, aunque en general se mantiene agradable todo el día. Avanzada la jornada y cuando el calor empieza a apretar, lo suyo es bajarse a la Ría de Patinar, que precisamente recibió este emplazamiento -por ser uno de los lugares más frescos del Retiro- para que la funcionalidad que le da nombre pudiera llevarse a efecto. Debemos tener en cuenta que en tiempos, y todavía en los coletazos de la llamada Pequeña Edad de Hielo -que fue un período frío que abarcó desde comienzos del siglo XIV hasta mediados del XIX-, este óvalo acuático se congelaba en invierno, permitiendo la práctica del patinaje sobre hielo.

El Campo Grande es un espacio de estilo paisajísitico, dentro del tipo de jardín inglés. Junio 2016. ©2018 Antonello Dellanotte
La Ría de Patinar. 2016. ©2018 Antonello Dellanotte.

Un espacio verde privilegiado
Además de ser de una espaciosidad y belleza notables, el Campo Grande es apto para el relax y la meditación pero a la vez está lleno de entretenimientos. Cuenta con elementos de gran interés en lo paisajístico (y por supuesto en lo fotográfico), en lo histórico-artístico, en lo cultural, en lo arquitectónico y también en lo referente a la naturaleza. Para el aficionado o amante de la botánica esta parte del parque reserva especies de gran interés como -además de los habituales olmo, castaño y pino (que en esta zona son realmente portentosos)-, el palosanto, el palmito gigante, el aligustre de Japón, el sauzgatillo, el ciprés de los Pantanos, el tejo, el saúco o el madroñero. La fauna residente, aparte de los muchos perros que se dan cita a primera hora de la mañana, la forman, en lo ornitológico: estorninos, currucas, verdecillos, petirrojos, gorriones, carboneros, herrerillos, urracas, pitos reales, mirlos, cisnes negros, azulones, garzas, cormoranes y otras aves acuáticas así como algunas especies más. Ardillas hay algunas pero antes se las solía ver más. Alguien de los servicios del parque me contó que es posible que la proliferación de perros sueltos las haya desplazado a otras áreas de El Retiro.

Un precioso petirrojo (Erithacus rubecula). 2016. ©2018 Antonello Dellanotte
Una ardilla asida a un castaño en el Campo Grande. 2013. ©2018 Antonello Dellanotte
Un joven ejemplar de gorrión común (Passer domesticus). 2016. ©2018 Antonello Dellanotte

¿Qué ver en el Campo Grande?
Aparte de otros monumentos como el de Ricardo Codorniu -“Apóstol del árbol”-, el dedicado a Andrés Eloy Blanco (abogado, escritor, humorista, poeta y político venezolano); el del pintor Julio Romero de Torres o los famosos bloques de Ibarrola, estos son los puntos de interés que no te puedes perder:

Monumento a Ricardo Codorniu «Apóstol del Árbol». Agosto 2017. ©2018 Antonello Dellanotte
Monumento a Andrés Eloy Blanco, en el Paseo de Venezuela. Agosto 2017. ©2018 Antonello Dellanotte
Monumento a Julio Romero de Torres, junto a la Ría de Patinar. Agosto 2017. ©2018 Antonello Dellanotte

El Palacio de Velázquez
Fue construido entre los años 1881 y 1883 con motivo de la celebración de la Exposición Nacional de Minería llevada a cabo en la ciudad entre los meses de mayo y noviembre de 1883. El arquitecto Ricardo Velázquez Bosco, de quien toma el nombre el palacio, dirigió el proyecto entre los que participaron Alberto del Palacio, ingeniero, y Daniel Zuloaga, ceramista. Actualmente pertenece al Ministerio de Cultura, y se emplea como sala de exposiciones temporales del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía.

El Palacio de Cristal
Uno de los iconos del Retiro y de Madrid. Un lugar con mayúsculas, pues no solo la edificación es una maravilla, sino también su estanque y alrededores. Una estructura de metal y cristal construida en 1887 con motivo de la Exposición de las Islas Filipinas, celebrada ese mismo año. En la actualidad en su interior se realizan exposiciones de arte contemporáneo bajo la dirección del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía. Fue construido también por Ricardo Velázquez Bosco, cuyo proyecto de se inspiraba en el Crystal Palace, levantado en Londres en 1851 por Joseph Paxton. El Palacio de Cristal es en realidad una estufa de plantas, un invernadero que albergaría una gran variedad de especies vegetales traídas desde Filipinas con motivo de la muestra.

Monumento a Campoamor
Situado en el lado oriental, junto al paseo de Fernán Núñez. Esta escultura o grupo escultórico es de una gran belleza. Rodeada por árboles y un parterre que lo protege con sus entramado de rosales, recibe una singular iluminación de luces y sombras que le confiere asombrosas texturas. Fue realizada por Lorenzo Coullaut-Valera e inaugurada el 18 de febrero de 1914. La escultura representa una alegoría teniendo al poeta Ramón de Campoamor sentado junto con tres figuras femeninas que representan las tres etapas de la vida (juventud, madurez y senectud).

Monumento a Campoamor. Agosto 2017. ©2018 Antonello Dellanotte
Miniatura de la Dolora «Quién supiera escribir». Agosto 2017. ©2018 Antonello Dellanotte
Imagen alegórica de la juventud. Agosto 2017. ©2018 Antonello Dellanotte
Miniatura de la Dolora «El Gaitero de Gijón». Agosto 2017. ©2018 Antonello Dellanotte

Te recordamos que, aparte de las fotos del catálogo, puedes adquirir preciosas copias originales, certificadas y firmadas a mano, de prácticamente cualquier imagen que veas en esta web. Consulta toda la información sobre copias. También se pueden encargar series numeradas personalizadas para regalos de empresa. Gracias por tu apoyo!


Monumento a Benito Pérez Galdós
Obra de Victorio Macho y situado en la pequeña glorieta que lleva el nombre del homenajeado, se encuentra cerca de la esquina sureste del Campo Grande, ya próximo a La Rosaleda. Realizado en piedra blanca de Lérida y sufragado por suscripción pública, fue inaugurado el 20 de enero de 1919, con asistencia del propio escritor, ya inválido y ciego, en compañía del escultor, el alcalde de la capital española y algunos escritores y amigos.

Monumento a Galdós. Agosto 2017. ©2018 Antonello Dellanotte
Monumento a Galdós. Agosto 2017. ©2018 Antonello Dellanotte
Monumento a Galdós. Agosto 2017. ©2018 Antonello Dellanotte

Y sí, este verano nos las prometíamos felices con lo moderado de las temperaturas, pero la verdad es que Madrid, en verano, sin estos días tórridos, tampoco sería Madrid. Es agosto, y como dice una campaña de publicidad, Madrid está vacía, pero llena de planes; visitar el Campo Grande es, sin duda, uno de esos planes. De los mejores.

Muchísimas gracias por leerme y compartirme. Id por la sombra. Nos vemos en la próxima!.

Antonello.



Fotoarte de Madrid por Antonello Dellanotte

Ver todas las obras