El Parque de El Capricho en Madrid


Anteriormente…


Capítulo II (2ª parte). Un paseo por el Parque de El Capricho. Los jardines ingleses. Entrega 3/4.

Bienvenidos al Blog de Antonello Dellanotte

Bienvenid@s, por tercera vez, queridas amigas y queridos amigos, a esta serie sobre el Parque de El Capricho, en la Alameda de Osuna de Madrid. En estas dos ultimas partes conoceremos el tercio norte del recinto, que se corresponde con los jardines de tipo inglés, o paisajístico y que acoge la mayor parte de los caprichos románticos del parque. En este tipo de espacios, a diferencia de los conceptos italiano y francés, se pone en práctica una paisajística idealización de la naturaleza y de cómo sería vivir rodeado de ella. Un bucolismo que traslada conceptos pictóricos a entornos reales. De hecho, los primeros jardines ingleses se inspiraron en pinturas, pues en el perfil de los pioneros de esta disciplina convivían habilidades relacionadas con el diseño, la pintura y la arquitectura. Se trata de una especie de proceso fotográfico, pero a la inversa. Y así es como se percibe El Capricho. Fotografiarlo es labor agradecida pues consiste, de algún modo, en hacer una foto de otra foto. En esta segunda parte de este segundo capítulo os mostraré imágenes que avalan este planteamiento, con capturas de los exteriores del lugar, donde irán apareciendo los elementos que conforman este concepto, tanto jardinísticos como constructivos. En la cuarta y ultima entrega, como prometí, os mostraré la parte menos conocida, por razón de su preservación: los interiores de las edificaciones que salpican el parque, como el Abejero, la Casa de la Vieja, el Casino de Baile, la ermita o el famoso búnker de la Posición Jaca, algunas de las cuales iremos ya descubriendo en este artículo. Como en entregas anteriores, hacemos un repaso a la información de utilidad y comenzamos.

El templete de Baco en su entorno, puramente paisajístico. Noviembre 2017. ©2018 Antonello Dellanotte
Un cisne negro en el lago de El Capricho. Noviembre 2017. ©2018 Antonello Dellanotte

Información de utilidad

Situación y característicasEl Jardín de El Capricho está en el barrio de la Alameda de Osuna, en el distrito de Barajas. Fue declarado Jardín Histórico en 1934 y es de titularidad municipal desde 1974. Tras su recuperación fue abierto al público en junio de 2000.Precio: gratuito.Metro: El Capricho (L5)Limitaciones de usoAforo máximo: 1.000 personas.Mascotas: el acceso de animales, incluso atados, no está autorizado.Bicicleta y patines: el acceso con bicicletas y patines no está permitido.Juegos de pelota: en el Jardín no se puede jugar a la pelotaComida: no está permitido comer en el interior del JardínHorariosSólo abre sábados, domingos y festivosDe octubre a marzo: 9:00 h - 18:30 hDe abril a septiembre: 9:00 - 21:00 hVisitas guiadas gratuitas al BúnkerPágina de reservas > https://reservaspatrimonio.es/Previa reserva desde el 3 de abril (20 personas por grupo, duración media hora), del sábado 14 de abril al domingo 30 de septiembre:- Sábados: 18.00 y 18.30 horas- Domingos: 11.00 y 11.30 horas

Localización
Restricciones

El Capricho, una combinación magistral de estilos
Por lo que he estado leyendo sobre paisajismo, materia en la que también soy lego, he deducido rápidamente dos ideas clave: en primer lugar, los distintos estilos corresponden no sólo a diferentes etapas de la historia, sino a sus orígenes geográficos y culturales. En segundo lugar, la historia de los jardines tiene mucha relación con la historia de las ideas, de la política, del arte y de las sociedades. Así, cada concepto no sólo responde a finalidades prácticas diferentes, sino que lo hace desde ideologías distintas. Italia, Francia e Inglaterra son los tres epicentros desde los que parten los diferentes planteamientos. Haciendo un injusto resumen, diría que Italia, por su tan preservada historia, por la parte del clasicismo que le corresponde y por su patrimonio monumental, contribuye con aportaciones de gran valor artístico, donde destacan fuentes y esculturas. Francia aporta con sus jardines barrocos, de calculadísimos espacios planos y geométricos, la visión del lujo y del poder absoluto, que incluiría la sumisión de la naturaleza al poder del hombre. Por su parte, Inglaterra contribuye con su fabuloso espacio natural como base y con unas ideas más propias de la época de la Ilustración, donde se transmite la idea de la sumisión del hombre a la naturaleza.

Dos cisnes negros bajo el Puente de Hierro. Noviembre 2017. ©2018 Antonello Dellanotte.

Te recordamos que, aparte de las fotos del catálogo, puedes adquirir preciosas copias originales, certificadas y firmadas a mano, de prácticamente cualquier imagen que veas en esta web. Consulta toda la información sobre copias. También se pueden encargar series numeradas personalizadas para regalos de empresa. Gracias por tu apoyo!

La zona más boscosa de El Capricho. Noviembre 2017. ©2018 Antonello Dellanotte.

Dentro del concepto del jardín inglés ha habido numerosas corrientes y estilos, pero se caracteriza por presentar esa visión idealizada de la naturaleza, por lo que, a diferencia de los jardines franceses, no sólo se respetan las diferencias de cota, sino que se buscan; y no se resuelven con taludes, sino con laderas, cuestas y caminos sinuosos que las recorren, buscando el estímulo sensorial en cada rincón. El agua está presente en forma de lagos y rías, en vez de ser fuentes o láminas de agua de efecto espejo y la distribución de las especies vegetales tiene en algunos casos un fin no sólo decorativo sino científico, en línea con las ideas ilustradas a las que me refería anteriormente. En todo caso, los diseñadores de jardines han sido considerados verdaderos artistas y sus proyectos y desarrollos, verdaderas obras de autor.

La ausencia casi total de líneas rectas es un característica común en los jardines paisajísitcos. Noviembre 2017. ©2018 Antonello Dellanotte.

A estos paisajes se solían añadir piezas como puentes, caminos serpenteantes, recreaciones de templos clásicos y arquitecturas pintorescas de diversa naturaleza, como elementos chinescos, ruinas o casas que simulaban la idealizada vida campestre. Puedo concluir que si El Capricho es excepcional por muchas razones, una de ellas es la magistralidad con la que en un espacio tan reducido se combinaron estilos tan diferentes. Por eso, y por ese halo de misterio que posee, visitarlo es tan fascinante y entretenido.

Imagen otoñal de El Capricho. Noviembre 2017. ©2018 Antonello Dellanotte.

Vegetación
Como decía en la primera entrega, en El Capricho nada está dejado al azar y la vegetación no es una excepción. Obviamente con el paso tantos años y sus avatares, las plantas y árboles han cambiado, pero sigue habiendo una enorme variedad, coherentemente con el planteamiento científico inicial. Paseando encontraremos pinos, cedros, plátanos, olmos, encinas, castaños de indias, abedules, cipreses, fresnos, madroños e innumerables especies de arbustos, pero abundan especialmente los lilos –pues la lila era la flor preferida de la Duquesa de Osuna- y los árboles del amor.

Tumbado en la hierba. Noviembre 2017. ©2018 Antonello Dellanotte
La ría navegable, rodeada por la vegetación. Noviembre 2017. ©2018 Antonello Dellanotte.

Construcciones
En esta parte del parque se encuentran casi todas las construcciones que conforman ese paisajismo romántico y que se fueron incorporando al conjunto a lo largo de su historia, como el Abejero, la Rueda de Saturno, la ría navegable, el Fortín, la Ermita o las ruinas medievales. Además encontraremos otros como el templo de Baco, el Casino de Baile, el embarcadero o la Casa de la Vieja. Veamos ahora algunas imágenes exteriores de estas construcciones.

El templete de Baco. Noviembre 2017. ©2018 Antonello Dellanotte
La casa de Cañas o embarcadero chinesco. Noviembre 2017. ©2018 Antonello Dellanotte.
El Abejero. Noviembre 2017, ©2018 Antonello Dellanotte
La Ermita de El Capricho. Noviembre 2017. ©2018 Antonello Dellanotte.
El Casino de Baile. Noviembre 2017. ©2018 Antonello Dellanotte.
La Casa de la Vieja. Noviembre 2017. ©2018 Antonello Dellanotte.

En el próximo capítulo…
En la cuarta y última entrega os mostraré los interiores de algunas de estas construcciones, espacios que normalmente no son accesibles al público y que tuve la suerte de poder fotografiar.

Interior de la Casa de la Vieja. Noviembre 2017. ©2018 Antonello Dellanotte.
Interior del Casino de Baile. Noviembre 2017. ©2018 Antonello Dellanotte.
Interior del Abejero. Noviembre 2017. ©2018 Antonello Dellanotte.

Espero que esta información os haya resultado interesante. Los comentarios son bienvenidos. Gracias por leerme y por compartirme. Nos vemos en la próxima!.

Antonello.


Fotoarte de Madrid por Antonello Dellanotte

Ver todas las obras

Privacy Preference Center

error: Content is protected !!