Tesoros de la Candidatura de Prado y Retiro a Patrimonio Mundial por UNESCO

Otros tesoros

El Angel Caído. Desmontando mitos y leyendas

Tesoros de la Candidatura de Prado y Retiro a Patrimonio Mundial por UNESCO

Texto y fotografías por Antonello Dellanotte | Madrid, 14 de febrero de 2020

Pocos monumentos de los que engalanan Madrid levantan al mismo tiempo entre la población tanta admiración –y tanta rumorología– como la estatua del Ángel Caído.Icono del Retiro y de la propia ciudad, la obra cumbre de Ricardo Bellver no deja impasible a nadie.El asombroso dramatismo de la obra, su innegable originalidad artística, su impactante belleza y, por supuesto, su temática, convierten a este príncipe alado en un símbolo que –hay que decirlo– en realidad nunca ha sido suficientemente comprendido, sobre todo en su mensaje principal.

Al amanecer. Agosto de 2013. ©2020 Antonello Dellanotte

Sitio oficial de la Candidatura

Ver ficha en el portal municipal Patrimonio y Paisaje

El Angel Caido
Vista general de la Fuente del Angel Caído. El pedestal lo hizo Francisco Jareño. Septiembre 2017. ©2020 Antonello Dellanotte

Desmontando mitos

La estatua del Ángel Caído está inspirada en un fragmento del Canto I de la obra de John Milton –poeta y ensayista inglés del siglo XVII– El Paraíso perdido, según se recoge en el catálogo de la Exposición Nacional de 1878.

Dicho fragmento dice: «Por su orgullo cae arrojado del cielo con toda su hueste de ángeles rebeldes para no volver a él jamás. Agita en derredor sus miradas, y blasfemo las fija en el empíreo, reflejándose en ella el dolor más hondo, la consternación más grande, la soberbia funesta y el odio más obstinado».

El Angel Caido
Detalle de la obra. ©2020 Antonello Dellanotte

No es un homenaje al Diablo

Por tanto, conviene aclarar ciertos aspectos, históricamente mal entendidos, sobre todo por los amantes de lo oculto o por los amigos de las leyendas. En primer lugar, este monumento no representa en ningún caso una exaltación de la figura del diablo ni mucho menos un homenaje. En realidad es todo lo contrario.

La dramática escenificación del Ángel Caído representa más bien el fracaso del mal. El atroz sufrimiento que transmite la obra, plasmado con maestría por Bellver en cada músculo de la figura alada, así lo corrobora. La obra transmite con contundencia la idea del calvario en vida al que conducen ciertas actitudes como la codicia, la soberbia, la envidia o el odio mismo. Bellver era un hombre profundamente religioso y eran tiempos en los que era cuanto menos impensable plasmar en un monumento loas satánicas o cosas del estilo. No obstante, hay quien dice que no faltaron voces críticas que, obcecadas en su mojigatería, se opusieron a la colocación de la estatua por considerarla blasfema.

Lo que sí parece cierto es que, tras la Guerra Civil, este monumento corrió un peligro cierto de caer en el olvido. Y no fue por efecto de las bombas, sino por la recomendación que hizo –y que por fortuna no fue escuchada– Manuel Escrivá de Romaní y de la Quintana, Conde de Casal, en un informe encargado por el Ayuntamiento en 1941 para determinar el estado en que se encontraban las estatuas de la capital tras la guerra. El Conde de Casal refería en su informe que el Ángel Caído representaba en Madrid “el espíritu de rebelión en su grado máximo”, algo que no debía permitir el bando vencedor de una guerra civil. Ciertamente resulta paradójico el argumento, proviniendo de quienes se habían rebelado contra un gobierno legítimo.

La alternativa propuesta fue colocar en su lugar el monumento a Isabel la Católica que está en el Paseo de la Castellana. Por fortuna para Madrid, dichas recomendaciones no fueron atendidas y ambas estatuas se quedaron donde estaban, donde continúan estando hoy en día.

El Angel Caido
En otoño. Noviembre 2019. ©2020 Antonello Dellanotte
El Angel Caido
Al atardecer. Enero 2020. ©2020 Antonello Dellanotte
El Angel Caido
Detalle de la fuente del pedestal en acción. Diciembre 2019. ©2020 Antonello Dellanotte

No es el único monumento del mundo con esta temática

Otro de los datos erróneos que repiten hasta la saciedad algunos «bloggers» y guías turísticos –y de esto último doy fe -, quizá con la intención de cargar de interés o dramatismo su relato, es que el Ángel Caido de Madrid es la única estatua del mundo con esta temática. Falso.

Podemos, al menos, citar al menos tres ejemplos que desmienten este extremo:


Grabado del dibujo hecho por el propio Bellver.

Historia de la obra

El Ángel Caído, con apreciables influencias clásicas, helenísticas y barrocas fue la obra que encumbró la carrera de Bellver. Su estilo es ecléctico, academicista y romántico y se muestra también neobarroco y realista.

La versión inicial en yeso fue terminada en Roma en 1878, como trabajo reglamentario de tercer año, durante su periodo de pensionado en la Academia. Inmediatamente después fue presentada a la Exposición Nacional de Bellas Artes, cuyo jurado le concedió la primera medalla. A continuación fue elegida para figurar en la Exposición Universal de París de 1878, donde también obtuvo una mención honorífica.

Antes de volver de Francia, el Estado español, que ya había adquirido el yeso, pasó la pieza a bronce. Una vez ingresada la obra en el Museo del Prado, se iniciaron los trámites para su exhibición al aire libre, en forma de monumento, sobre un pedestal que diseñaría el arquitecto Francisco Jareño. El 31 de octubre de 1879 fue cedida en depósito al Ayuntamiento de Madrid para ornato del Retiro.

Su colocación se produjo en el solar que había quedado tras la desaparición de la Real Fábrica de Porcelana al término de la guerra de la Independencia. Su inauguración por la reina regente María Cristina de Habsburgo-Lorena tuvo lugar en 1885.


El escultor

Ricardo Bellver (23/02/1845 – 20/12/1924) fue miembro de tercera generación de una dinastía de escultores. Su padre, Francisco Bellver, también escultor y académico, fue su primer maestro.

En Roma permaneció pensionado los años 1875, 1876 y 1877.

Acabado su plazo de pensión en Roma, permaneció en la ciudad, donde continuó vinculado hasta 1882.

De 1877 son el Monumento Funerario a Goya, el Monumento a Meléndez Valdés y Donoso Cortés, con la famosa estatua de la Fama, en el cementerio monumental de San Isidro de Madrid.

El 10 de noviembre de 1879 sería designado académico de la Academia de San Fernando. El 20 de octubre de 1884 es elegido académico de número.

A comienzos del siglo xx, esculpió en piedra blanca el Escudo colosal de España, para el Ministerio de Fomento, actual sede del Ministerio de Agricultura en Madrid.

A partir de 1904, Bellver se dedica casi por entero a su labor docente, en las clases de la Academia de San Fernando, también como jurado calificador en exposiciones nacionales e internacionales.

Dos días después de su muerte, el 22 de diciembre de 1924, el escultor segoviano Aniceto Marinas se adhiere a las condolencias expresadas por su compañero el también escultor Mariano Benlliure, con motivo de la muerte de nuestro genial artista, ocurrida el 20 de diciembre del citado año.

El escultor Ricardo Bellver, por Alejandro Ferrant y Fischermans, 1869. (Museo del Prado, Madrid).
El Angel Caido
Bajo la luna llena. Noviembre de 2016. ©2020 Antonello Dellanotte

Obra en Madrid

1866 – La Virgen del Rosario, Iglesia de San José.
1875 – Busto del Gran Capitán, Real Academia de Bellas Artes de San Fernando.
1876 – Bajorrelieve El entierro de Santa Inés, San Francisco el Grande.
1877 – El Ángel Caído, Medalla de Primera Clase en la E.N.B.A., Jardines del Buen Retiro.
1887 – Monumento funerario de Goya, Meléndez Valdés y Donoso Cortés, junto con Joaquín de la Concha Alcalde, Cementerio de San Isidro.
1888 – Imágenes de San Bartolomé y San Andrés, San Francisco el Grande.
1897 – Escudo para la fachada del Ministerio de Fomento.

Obra fuera de Madrid

1880 – Sepulcro del Eminentísimo Sr. Cardenal de la Lastra y Cuesta, arzobispo de Sevilla, mármol, Catedral de Sevilla.
1881 (boceto realizado en 1877) – Monumento a Juan Sebastián Elcano, mármol. Plaza del Ayuntamiento de Guetaria (Vizcaya).
1883 – Asunción de la Virgen, relieve en yeso, labrado luego en piedra y colocado en 1885 en la Puerta del Príncipe de la Catedral de Sevilla.
1888 – Sepulcro del Cardenal Silíceo, Colegio de Doncellas Nobles, Toledo.
1905 – Tallas de San Francisco, San Expedito y los Sagrados Corazones, Iglesia de San Vicente Mártir de Abando, Bilbao (Vizcaya).

El Angel Caído



RetiroExperience, fundada en 2015 por Antonello Dellanotte es la plataforma divulgativa del patrimonio global del Parque de El Retiro.

Si te apasiona la fotografía esto te puede interesar…



Regala fotoarte de Madrid